La Mancomunidad de municipios del Noroeste, que gestiona la planta de tratamientos de residuos de Colmenar Viejo, ha paralizado la ampliación del vaso del vertedero en la votación realizada hoy en su asamblea, dando prioridad al diseño de una estrategia para la gestión sostenible de los rsu.

El acuerdo se ha alcanzado con el apoyo de los ayuntamientos de Alpedrete, El Boalo, Cercedilla, Manzanares, Miraflores, El Molar, Moralzarzal, Navacerrada, San Lorenzo del Escorial, San Sebastián de los Reyes, Soto del Real, Torrelodones, y Tres Cantos.

La Asamblea también ha aprobado el Presupuesto 2019, con una partida específica para diseñar una “Estrategia para la Reducción y la Gestión Sostenible de los RSU, recogidos y tratados por la Mancomunidad”.

De igual forma, se ha dado luz verde a la puesta en marcha de una nueva planta de compostaje para el tratamiento de los restos vegetales de podas, cuyo vertido estará prohibido a partir del 1 de enero de 2020.

La gestión sostenible de los residuos es uno de los retos más importantes que deben afrontar los ayuntamientos en la próxima legislatura, y este acuerdo alcanzado por municipios gobernados por PP, PSOE, C’s, PODEMOS, IU, e Independientes, es un claro ejemplo de que más allá de las siglas, la gestión sostenible de los residuos es una responsabilidad de todos.

“Llevamos más de tres años de esta legislatura y el porcentaje de residuos que tiramos a vertedero se mantiene cerca del 80%, es urgente definir una estrategia que permita reducir este porcentaje y acercarnos progresivamente a los objetivos que se marcan desde Europa,” explica el concejal de Medio Ambiente de Soto, Javier Benayas.