Ha llegado una nueva campana a la Iglesia. Como todas las campanas tiene nombre, Nuestra Señora del Rosario y forma parte de un conjunto de cuatro campanas de las que sólo funcionan tres. La cuarta data del siglo XIX y no se puede tocar porque está rasgada, pero tampoco se puede reparar porque no es posible fundirla de nuevo.

Viene grabada con una leyenda Llamo a los vivos. Lloro a los muertos y toco Alegría. Siendo párroco D. Diego Rodriguez Navarro.

Se han mecanizado los toques y ahora las campanas se mueven grancias a un programa electrónico. ¿Sabíais que las campanas tienen hasta quince toques diferentes?, las nuestras, tienen cinco: A Misa, a Difuntos, a Procesión a Ángelus y a Gloria (en Navidad y Pascua).

Compartir esto
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn