La procesionaria del pino es una especie típica del cortejo de los insectos forestales que forma parte de los ecosistemas de pinares en la península ibérica y en casi toda la cuenca del Mediterráneo.
 
En el ciclo de la procesionaria del pino las orugas están presentes durante los meses comprendidos entre julio y abril. Entre enero y julio, la procesionaria está enterrada en el suelo, y las mariposas emergen para efectuar la reproducción durante los meses de julio y septiembre. Las medidas para su control deben realizarse anticipándose a cada fase del ciclo.
 
Por ello, a partir de la primavera se comenzará a efectuar la instalación de trampas de feromonas en las zonas donde estas puedan funcionar de manera óptima, y en aquellas zonas en las que debido a la entidad de los problemas causados y a la presencia de niveles poblacionales altos, a partir del mes de septiembre y hasta final de octubre se efectuaran aplicaciones de productos insecticidas.