Todos los grupos políticos, a excepción del PP, aportaron ideas y propuestas y apoyaron los presupuestos municipales, que consolidan una senda de estabilidad presupuestaria, ahorro y rigor. Los dos últimos años de gestión socialista han traído orden y transparencia a la gestión municipal para sanear las cuentas municipales y abordar cuestiones como la bajada del IBI al mínimo legal y la bajada del agua a todos los vecinos del municipio. El PP no ha apoyado estas medidas pero tampoco ha presentado ninguna propuesta a los presupuestos.

En 2016 se ha conseguido obtener un superávit de más de dos millones de euros gracias a dos años de reajuste económico, la reducción de la deuda de 2,5 a menos de un millón de euros y a la adopción de medidas como la renovación de la mayoría de los contratos del Ayuntamiento sacándolos a concurso público y la bajada a la mitad de los sueldos de alcalde y concejales.

2018 será un año clave para consolidar algunos de los ejes estratégicos del municipio como es la gestión del agua. Después de décadas de abandono se han invertido cientos de miles de euros durante los dos últimos años y está aprobada una inversión para el 2018 de un millón de euros para la remodelación total de la Estación de Depuración. Tras una gestión ordenada y una vez afrontadas estas inversiones,  se ha podido rebajar el recibo del agua hasta un 50% en los tramos moderados, un 25% en los tramos medios y un 10% en los altos.

Los presupuestos recogen la bajada ya aprobada de impuestos y tasas en Soto del Real: se reduce el IBI al mínimo legal, las plusvalías, el impuesto de vehículos, el impuesto de construcciones, la tasa de basuras, el impuesto de circulación a los vehículos eléctricos e híbridos, etc… Todas estas bajadas entran en vigor el 1 de enero de 2018.

También se amplia la plantilla de Policía local en 3 agentes y 2 cabos, lo que permitirá llevar actuaciones de seguridad y de control administrativo más completas.

Por otro lado se ha reducido significativamente la deuda municipal. En dos años ha pasado de dos millones y medio a menos de un millón de euros. Gracias a este reajuste económico ha sido posible bajar el IBI hasta el mínimo legal establecido, lo que supone que los vecinos ahorrarán entre el 2018 y el 2019 un millón y medio de euros. El compromiso era bajarlo un 3,6% pero gracias a las medidas de ajuste económico se ha conseguido bajar un 20%.

“Sorprende que tras 25 años subiendo ininterrumpidamente el IBI y tras triplicar en 2012 el precio del agua el PP no apoye ni la bajada del IBI al mínimo que la ley permite ni la fuerte bajada de la tarifa del agua”, ha declarado el alcalde, Juan Lobato.

Para ampliar información, descarga aquí la Memoria de Alcaldía