• La antigua empresa adjudicataria de la piscina y el gimnasio reclamaba al Ayuntamiento más de 800.000€ al rescindir su contrato, sin embargo el juez desestima gran parte de esta reclamación
  • El Ayuntamiento únicamente tendrá que abonar alrededor de 200.000€ por las reformas que hizo la empresa en la instalación entre 2009 y 2010

El Ayuntamiento de Soto del Real resolvió en el año 2016 el contrato con GEAFE (empresa gestora de la Piscina Cubierta y Gimnasio municipal entre 2009 y 2016) debido al incumplimiento del mismo que estaba llevando a cabo la empresa. Tras esta decisión, la empresa inició varios procedimientos judiciales que han sido fallados de manera favorable al Ayuntamiento.

En el último procedimiento, la empresa reclamaba más 800.000€ en varios conceptos al Ayuntamiento. Sin embargo, en una sentencia reciente, el juez ha desestimado gran parte de esta reclamación interpuesta por GEAFE y solo reconoce el derecho a que el Ayuntamiento le abone algo más de 200.000€ en concepto de reformas que se hicieron en la instalación por parte de la citada empresa entre 2009 y 2010.

La gestión de GEAFE en la piscina municipal de Soto se remonta a 2009, cuando el anterior equipo de gobierno firmó un contrato con la empresa que establecía que en caso de pérdidas durante la gestión de esta instalación, el Ayuntamiento debería indemnizar a la empresa y hacerse cargo de esas pérdidas. Sin embargo, en caso de beneficios del servicio, la empresa solo debería pagar al Ayuntamiento un pequeño porcentaje de ese beneficio.

Por ello, en 2015, al producirse el cambio de gobierno municipal, y visto el carácter perjudicial del contrato vigente y la mala calidad del servicio prestado, el Ayuntamiento inició un expediente de inspección a la empresa, que finalizó con la resolución del contrato y la expulsión de la misma. Esta resolución anticipada permitió evitar futuros costes de indemnización, así como aplicar una reducción de tarifas para los vecinos de Soto, y un aumento de los servicios y calidad de las instalaciones.

Fruto de la resolución de este contrato el Ayuntamiento asumió la gestión directa de la piscina, consiguiendo aumentar el número de usuarios y reduciendo el déficit de la instalación (de más de 220.000€ de pérdidas que suponía en 2013-2014, a 24.000€ en 2017-2018). Estos cambios han supuesto una mejora para todos y todas los usuarios de la piscina municipal, ya que se rescató la instalación y se puso al servicio de vecinos y vecinas, como debería haber sido desde un principio.