• Más de 800 alumnos y alumnas han realizado Yoga Iyengar en estos 25 años
  • Paloma López, la profesora, comenzó con una sola clase en el municipio hasta llegar a los seis grupos que tiene ahora
  • Entre los beneficios del Yoga se encuentra la reducción del estrés y la ansiedad

 

En nuestro municipio, las clases de Yoga empezaron hace 25 años de la mano de Paloma López, profesora de esta actividad en Soto del Real con el Club Conecta-T, quien hace que su alumnado conecte con su parte más espiritual y se llenen de paz. 

 

Lo que comenzó con una sola clase en Soto del Real ha avanzado hasta tener seis grupos en activo de Yoga Iyengar e incluso tener lista de espera para acceder a sus prácticas. Más de 800 alumnos y alumnas diferentes han disfrutado de las clases de Yoga Iyengar y por difícil que pueda parecer, Paloma recuerda a todos y todas sus alumnas. De hecho, tres de ellas, Fernando, Begoña y Cherry llevan acudiendo a sus clases estos 25 años. 

 

Para celebrar este cuarto de siglo, habrá una clase abierta y gratuita para todas las personas interesadas en aprender este estilo de Yoga. El 11 de junio a las 9:30h en la Piscina de Verano municipal (Centro de Arte y Turismo, en Avda. Víctimas del Terrorismo, 2).

 

Las clases municipales se centran en la práctica de “Yoga Iyengar”, que incorpora accesorios como mantas, bloques, sillas o cinturones. El enfoque está en la alineación y como dice Paloma “esto hace que el cuerpo se mantenga flexible, fuerte y, por supuesto, alineado”.  Las clases son prácticamente personalizadas, tratando de mejorar la práctica de sus alumnos y alumnas atendiendo personalmente a cada uno en sus posturas y ayudándoles a alinearse. 

 

Durante estos años, se ha dado un crecimiento progresivo de su alumnado, pero para ella, el momento que hizo poner al Yoga en el centro fue a raíz del año 2020 en pleno confinamiento. Desde entonces, Paloma siente que la realización de esta práctica ha ido en aumento, “hubo un crecimiento exponencial de alumnado que entró en la modalidad online. Muchos se han quedado desde entonces al ver cómo les ayudaba el Yoga en esa ansiedad que la pandemia pudo traer”.  El Yoga, afirma Paloma, mejora nuestra salud y actúa directamente en beneficio de nuestro sistema nervioso e inmunológico, haciendo hincapié en la respiración y cómo esta puede mejorar gracias a la práctica..

 

Paloma ha participado en multitud de actividades municipales con clases de Yoga abiertas al público, convencida de lo bueno que es compartir sus beneficios. Para ella, el Yoga nos ayuda a reducir el estrés y la ansiedad y, además, “calma la mente y estimula un estado de paz y una actitud positiva. Esto hace que seas más consciente y amoroso con el mundo”.